Eso es pura mercadotecnia

Hay un montón de herramientas para lograr vender y promover lo que se te ocurra; ni te imaginas lo que las grandes empresas hacen con tal de conocer lo mejor posible a quienes quieren como sus clientes, toda esa información la usan para facilitar que les entreguemos felices el dinero que llenan nuestros bolsillos. No lo veo mal, hay cosas uno compra devotamente y valen lo que cuestan sin más. Pero los estudios de satisfacción para mí, han pasado de moda.

Solemos ser consumidores poco exigentes, poco informados y en la mayoría de las veces nos dejamos seducir de lo más fácil y gastamos hasta lo que no tenemos. El dicho popular de “eso es pura mercadotecnia” es tan sabio y cierto como cualquier otro, lo dicen quienes no están del todo convencidos respecto a algo que se está vendiendo porque perciben que no es realmente lo que se está prometiendo, es también es la bandera de guerra de los detractores, el punto de encuentro entre el desencanto y la insatisfacción, tan peligroso como la bancarrota misma y tan estorboso como la mala reputación.

Es común que varias empresas usen publicidad engañosa para tomar ventaja respecto a su competencia, que improvisen promociones y manipulen la situación para conseguir al cliente, sin embargo la jugada y el jaque duran poco, puesto que lo que resultó atractivo al principio en realidad no existe, el cliente se da cuenta, se enoja, habla mal del negocio y todo lo que se ganó en principio ahora se gasta en limpiar la reputación de la marca y recuperar el mercado. En este punto sólo el que revire, hable con la verdad y mejore sobrevivirá.

La mala publicidad y la insatisfacción es la desgracia de muchos, las ventas se caen, la marca pierde valor y simplemente la mercadotecnia no funciona. Las PYMES copian con frecuencia los patrones de las grandes empresas y me parece que no es necesario, hay buenas alternativas antes de mentir y prometer lo que no puedes cumplir:

1. Analiza a tu competencia
Piensa en qué eres mejor que ellos e invierte en potencializar esa ventaja. Si no encuentras ninguna, estás en problemas.

2. Fomenta tu espíritu creativo
El negocio funciona de una forma y las cosas se hacen de un modo pero a veces dejan de ser eficientes y se requieren cambios, busca alternativas, intenta nuevos materiales, proveedores, promociones, alianzas, diviértete en el proceso. Pensar diferente ayuda a encontrar nuevas formas de vender y ampliar el modelo de negocios o iniciar otros.

3. Aprovecha a los detractores
Un cliente insatisfecho está dispuesto a decirte todo lo que no le gusta sin pelos en la lengua, escúchalo y piensa que tan conveniente y rentable sería hacer caso a lo que solicita. Mide tu índice de insatisfacción, es un buen paso para ver en qué puedes mejorar. Eso sí, no lo tomes personal, la idea es atender las necesidades de tus clientes potenciales, no las tuyas.

Comments are closed.