Pensemos en publicidad no tradicional

Hace varios años participé como analista en un estudio sobre medios audiovisuales, el trabajo no era complicado pero si muy reflexivo. Me dieron una cinta de 4 horas con comerciales grabados de la programación de un canal de televisión abierta. Tuve tiempo para darme cuenta que la calidad de los spots producidos localmente y sin la supervisión de una agencia de publicidad era muy mala.

Se nota de inmediato cuando la publicidad es producto de un guion genérico en que el que se mencionan sin más los datos de contacto, la ubicación y el nombre del negocio, generalmente esto sucede porque no hay presupuesto PYME para pedirle a una agencia de publicidad que diseñe una campaña ni un marketero o comunicólogo que administre la imagen y la comunicación de la PYME.

La publicidad tradicional o ATL (above the line) como se conoce en el argot de los publicistas engloba a los medios masivos y se hace accesible a través de paquetes reducidos en costo para las PYMES; localmente todos los medios de comunicación ofrecen opciones para publicitarse en sus espacios, y cada cual tiene su propio argumento de venta, al final los ejecutivos de cuenta convencerán al dueño de la empresa en contratar el servicio pero con una grave falla de origen. No hay una estrategia en términos de comunicación ni un concepto general.

Es así como la mayoría de los negocios pequeños, sin pensar demasiado en si lo que van a comunicar hace sentido en sus clientes, terminan pagando publicidad poco elaborada, con música de moda al fondo y voces de cabecera que anuncian de todo y en el mismo tono.

Yo te recomiendo que antes de pensar en publicidad tradicional optes por soluciones creativas que cuestan menos y generan mejor impacto. Hablo de la publicidad no convencional o BTL (below the line). Necesitas objetivos bien definidos de lo que deseas lograr con tu inversión y luego analizar el segmento de tu mercado meta y cristalizar un concepto para promover en el mejor punto de contacto con las personas a las que quieres por clientes.

Por ejemplo, se me ocurre que si tienes una carpintería, y tienes como objetivo darte a conocer entre los vecinos, en lugar de mandar a imprimir volantes hagas pequeñas sillas en origami o mejor aún en madera y las repartas.

publicidad no tradicional

Comments are closed.