Changarros y establecimientos comerciales

Éstas son las tres diferencias que te propongo para poder fácilmente identificar si lo que tienes es un changarro o un establecimiento comercial.

1. El changarro, improvisa carteles de colores fluorescentes para anunciar ofertas mientras que el otro utiliza una serie de cartulinas alineadas a su identidad corporativa, incluso en otros materiales.

2.Un establecimiento comercial conoce con certeza cuales son los productos o servicios que mejores ganancias le reportan, mientras que el otro casi siempre calcula confiando en su memoria qué es lo que se vende más o funciona mejor.

3.El changarro sobrevive mientras las ganas de quién lo emprende así lo permitan, en el otro caso es posible que exista trascendencia ya que sin importar quién haya sido el fundador el negocio sigue trabajando aun en su ausencia.

Para ti, lector con gen emprendedor ¿cuál de estas dos opciones te suena más? La pregunta queda abierta no para hacerte sentir que has estado desperdiciando el tiempo en la constitución de un negocio propio, sino que a partir de esas premisas me gustaría orientarte respecto a el uso de herramientas de marketing que podrían ayudar a que des un salto significativo respecto a la percepción que causas a tus clientes para motivar su compra.

La primera herramienta es la imagen, es muy importante dotar de una personalidad homogénea y coherente a tu negocio de modo que no haya fallas en la identificación del mismo. Un error muy común entre los emprendedores novatos es copiar logotipos, piratear tipografía o imitar slogans de otras marcas, productos o servicios ya posicionados. Lo único que se logra es confundir al consumidor y hacer evidente lo patito de nuestra propuesta de venta.

negocio

Otra herramienta importante para los negocios es establecer desde el inicio un sistema o método de registro en el que se asienten el total de las ventas por línea de productos, catálogo de servicios o marca, de esta forma los datos de compra-venta pueden graficarse y dotar de la información necesaria a quién toma las decisiones para ampliar stock, rematar mercancía, probar nuevos servicios, reinventar otros etcétera. La idea general es conocer que tan rentable es el negocio y lograr tomar una decisión acertada cuando ha dejado de serlo.

Por último es muy importante lograr que el negocio trascienda y para ello se utilizan los manuales de descripción de puestos, mapas de procesos claves y otro tipo de documentos que precisamente “documentan” la operación del negocio y posibilitan al propietario del imperio corporativo a realizar unas vacaciones sin que a su regreso Troya esté incendiada.

Hasta la próxima emprendedores y espero que sigan mis recomendaciones, piensen que el Sr. Servitje no tendría el éxito del que hoy goza sólo por quedarse todo el día a cuidar cómo se hacía el pan.

Comments are closed.