Ay sí, ay sí, escribo sobre memes

Los memes han inundado los mares de la red navegable de internet, surgen sin ton ni son como piezas de comunicación anónimas que representan una postura respecto a algún acontecimiento que involucra a la opinión pública. Generalmente reflejan un sentir común, utilizan lenguaje coloquial y tienen un trasfondo cultural inmensurable.

Históricamente la labor periodística ha funcionado como regulador ante conductas políticas poco apropiadas, el poder de los medios de comunicación siempre ha querido ser manipulado de algún modo para servir a intereses de unos cuantos; estoy segura que recuerdas varios casos de censura por condenar corrupción, actos de nepotismo, injusticia social, o impunidad. Unos más evidentes que otros, puesto que también existen periodistas que prefieren hacerse de la vista chiquita y se limitan a mantenerse al margen los hechos y dirigir a la opinión pública hacia una forma de pensar más conveniente para todos, incluso para ellos mismos.

meme2Afortunadamente, el poder de los medios y su función regulatoria del poder se ha diversificado. La comunicación masiva cambio con la aparición de internet, la capacidad del medio para proveer de herramientas que permitan a sus usuarios publicar y recibir información a placer representa una oportunidad única en la historia de los medios de información.

Cualquier usuario puede participar activamente sin pertenecer a un grupo de poder, desde su computadora puede improvisar un mensaje, un hashtag, un dibujo o cualquier otra pieza de comunicación que, aunque no tenga vertida en ella toda la teoría del copywriter o del diseñador gráfico, comunica su postura u opinión sobre lo que sea.

meme3La grandiosa participación del portero de la selección nacional de futbol, el encarcelamiento de la maestra, las faltas cívicas de las hijas de funcionarios públicos y demás hechos conocidos por la mayoría de los mexicanos se vuelven blanco fácil para mostrar una postura pública. Los memes son justamente eso.

En lo personal me gustan.

Son productos de una nueva era, sublimes, atinados, con un poder de significación cultural poderoso, sin tapujos, en la mayoría de los casos extravagantes y sin un objetivo aparente más que el de la libre expresión.

Es un vuelco a mi corazón saber que estos mensajes insulsos, grotescos, irreverentes, simplistas e irrelevantes para algunos, logran cierta tendencia a democratizar las opiniones de lo que sucede en la vida pública y han sido tan populares que hasta los medios masivos de comunicación convencionales han destinado espacios en su programación para comentarlos y mostrarlos.

Por todo eso, felicito a todos los “hace memes” por situarse, aunque de manera anónima, en la cultura popular de la vida contemporánea y por sentar bases de una comunicación alternativa en el medio más democrático que conozco: el internet. Úsenlo bien.

meme4

 

Vianney Hernández
vianeni@hotmail.com | @vianeni

Comments are closed.